LA DOLCE VITAE: LA TERRAZA DEL HOTEL MAJESTIC BARCELONA

Lo de visitar, descubrir y disfrutar de nuevas terrazas se está convirtiendo en un vicio al que no queremos renunciar, y mucho menos en esta época del año. Por eso cuando nos enteramos que habían remodelado una de nuestras terrazas favoritas no pudimos frenar el impulso de ir a visitarla. Así que nos pusimos ‘monos’, fresquitos y nos fuimos a La Dolce Vitae la terraza del Hotel Majestic Barcelona.

Poco os tenemos que contar de este emblemático hotel de la ciudad. Instalaciones de lujo, servicio exquisito y un sinfín de extras y posibilidades que ni imaginamos. Y su terraza La Dolce Vitae no podía ser menos y quedarse atrás en su oferta.

La terraza ha cambiado por completo. Un espacio mejor aprovechado, nuevos muebles de exterior sencillos y cómodos para sentarse o tumbarse y un zona de mesas donde probar su nueva oferta gastro. Además de su piscina y un jardín vertical de plantas naturales que es muy bonito.

La Terraza tiene unas vistas espectaculares sobre la ciudad ya que casi podrás tener una panorámica completa pudiendo contemplar la Sagrada Familia, Montjuïc, el hotel W, torre Agbar, el teleférico…

Pero La Dolce Vitae no está pensada solo para que contemples sus vistas. Su propuesta gastro viene de la mano de Nandu Jubany, chef asesor del establecimiento, y David Romero, su chef ejecutivo.

La carta de La Dolce Vitae se ha creado para ser disfrutada de una manera sencilla pero con gran nivel culinario. Es decir, platos de cocina mediterránea e internacional pero reversionados y adaptados al estilo casual y más desenfadado que una terraza requiere.

Nos aconsejaron que probáramos las tapas del chef y os aseguramos que no defraudaron. La bonita presentación sorprende pero lo que realmente os va a encantar es su contenido. Un perfecto comienzo y una buena manera de poder probar diferentes sabores.

Pero no acabó aquí la cosa. Decidimos probar también el mosaico de carpaccio de salmón, vieira y atún. Un plato fresco, ligero y perfectamente marinado para potenciar su sabor que estaba delicioso. Y para seguir con los pescados pedimos el dúo de gambas roja de la Barceloneta y blanca de Tarragona.

Como hasta el momento estábamos siendo muy healthy decidimos, bajo recomendación de maitre, darlo todo con el postre. Un postre que no es un postre cualquiera, es EL POSTRE:

Sandwich helado XXL de Ferrero Rocher y Nutella

Una maravilla dulce y enorme que fácilmente lo podéis compartir entre 2 o 3 personas.

Nos quedamos con las ganas de probar sus bocadillos con pan de mollete o sus burgers pero ya era demasiado y lo dejaremos para otra ocasión.

Por cierto, no podéis iros de la Dolce Vitae sin probar alguno de sus cocktails, dignos de destacar y saborear lentamente mientras contemplas el atardecer.

Datos a tener en cuenta:

  • En La Dolce Vitae no reservan mesas, así que deberéis ir un poco a la aventura.
  • Por la tardes suele estar muy concurrida con lo que no es fácil encontrar un lugar donde sentarse. Pero todo está en intentarlo.
  • No debes ser cliente del hotel para subir a la terraza. Desde la misma recepción te dirán cómo subir.
  • El precio medio de una copa debe rondar los 15-20€ pero ya se sabe que en estos hoteles de lujo el precio puede variar mucho según que tipo de ‘marca’ pidas.
  • El ticket medio de una comida en La Dolce Vitae debe rondar los 60€ por persona sin hacer grandes excesos.

Deja un comentario